Buscar

sábado, 17 de junio de 2017

InfoLibre - El regreso de Luisa Carnés

Clara Morales

Daniel Álvarez y Laura Sandoval, editores de Hoja de Lata, exhiben con orgullo una fotografía. En la pantalla del móvil se ve a una chica joven de pie en un vagón del metro de Madrid, enfrascada en su lectura. La portada reza: "Tea Rooms. Mujeres obreras". La autora: Luisa Carnés. La menciona de nuevo Juan Ramón Puyol, nieto de la escritora, con la misma satisfacción. Hace un año, ni él, ni nadie de su familia, ni los editores del volumen podían soñar con esa imagen. Hace un año, esa joven no conocía a la autora que ahora lee. Tampoco lo hacían las otras 4.000 personas que se han hecho con el libro. Seguramente, tampoco la conocían los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid que ahora ultiman los detalles para poner una placa en su honor en la calle en la que vivió.

El proceso de recuperación de la memoria de Luisa Carnés ha sido vertiginoso. Hasta el verano de 2016, los herederos de esta escritora de origen obrero, autodidacta y comunista aspiraban humildemente a que un reducido círculo de académicos contara con ella en sus estudios sobre la Generación del 27, sobre los autores españoles exiliados a Latinoamérica tras la Guerra Civil. El contacto con los lectores de hoy parecía todavía lejano, y acaso imposible. Pero llegó la publicación de Tea Rooms por Hoja de Lata, sello asturiano a cargo también de Trece cuentos (1931-1963), en librerías desde hace unas semanas. Si la lectora del metro es el último eslabón de una cadena de memoria, los editores serían el penúltimo. Antes de ellos, familiares, amigos y estudiosos tuvieron bien presente el rostro de la escritora. Así es cómo se salvó el nombre de Luisa Carnés de la crueldad del olvido. 

Quienes sí la recordaban eran, claro, sus familiares. Ramón Puyol, el hijo por el que se puso a trabajar como empleada de una confitería en jornadas de 10 horas por tres pesetas, la experiencia que luego plasmaría en Tea Rooms. Mujeres obreras, un título publicado en 1934 bajo la categoría de "novela-reportaje". El hijo con el que pasaría la guerra y con el que huiría a Francia, sabedora de que su compromiso con el PCE le traería problemas. El hijo que, a los siete años, cruzaría el océano con ella para entrar a México por Nuevo Laredo (Tamaulipas), el 23 de mayo de 1939. En los documentos expedidos por el Servicio de Migración mexicano se leía "exiliada política". El hijo que descubriría luego que su madre había sido una pionera, escritora y periodista cuando a las mujeres les era imposible la entrada en el oficio, fichaje del primer holding editorial de España, defensora del voto femenino y de la República. El hijo que quedó huérfano en 1964, en un accidente de tráfico del que salieron ilesos él mismo y el poeta Juan Rejano, pareja de Luisa. Ella tenía 59 años.  
 
Ese hijo sigue aún vivo, con la memoria intacta pero dificultades para hablar. Lo hace por él su hijo, Juan Ramón Puyol, portavoz de la familia en este lío. "Está muy contento de descubrir todo esto alrededor de su madre. Está desbordado de emociones", cuenta. Durante años, la trágica muerte de la abuela —que empezaba, después de muchos esfuerzos, a hacerse un nombre en tierras mexicanas— fue un tabú: "Ahí fue cuando te das cuenta de que algo así, que son estadísticas de fin de semana, te marca para toda la vida". El trauma familiar empezó a sanarse en torno a 2002, cuando el historiador Antonio Plaza aparece en escena. Les propone entonces recuperar la novela El eslabón perdido para la serie Biblioteca del exilio de la editorial sevillana Renacimiento, dedicada a la recuperación de los autores que huyeron del fascismo. "Lo que consigue Antonio", dice Puyol, "es abrir la caja en la que mi padre había guardado las cosas de Luisa. Muy poco a poco, con paciencia, porque mi padre la tenía en un altar". Una vez abierta, ya no hay vuelta atrás.   

Con el beneplácito de la familia, Plaza siguió investigando y publicando sobre ella: su teatro, su compromiso social, su reivindicación de los derechos de la mujer trabajadora... La pasión de este profesor del instituto Blas de Otero de Madrid se acabó contagiando. Por ejemplo, a la filóloga mexicana Iliana Olmedo, que publicó en 2014, de nuevo con Renacimiento, una reelaboración de su tesis en Itinerarios del exilio. La obra narrativa de Luisa Carnés. La familia veía con sorpresa cómo se editaba una completa semblanza de la abuela con datos que en ocasiones ellos mismos desconocían. Pero faltaban los lectores alejados de lo académico que no frecuentarían necesariamente una colección dedicada a la recuperación histórica. No era un salto pequeño. 

El siguiente eslabón sería David Becerra, crítico literario que asistió, afortunadamente, a la conferencia de la profesora Raquel Arias Careaga sobre Tea Rooms "cuando ni de la novela ni de la autora apenas casi nadie sabía casi nada". Era 2014, que Juan Ramón Puyol ha bautizado ya como "el año Luisa Carnés". No solo se publicó el libro de Olmedo, también vio la luz en Renacimiento De Barcelona a la Bretaña francesa, crónicas de exilio de la autora. Y la asociación de libreros de segunda mano Lance decidió publicar, para festejar el 80º aniversario de la muerte de Luisa Carnés, su Tea Rooms en edición facsimilar y tirada minúscula. Becerra pudo hacerse con uno de aquellos ejemplares. "Comprendí por qué había sido olvidada, triplemente olvidada: por comunista, por exiliada y por mujer", dice. "El canon literario español del siglo XX se construye —conviene no olvidar las relaciones entre canon e ideología— durante el franquismo, y el canon que hemos recibido ha dejado fuera —ha expulsado, podríamos decir— toda una tradición literaria realista, social, comprometida."
 
Justamente de esto hablaban, en el tercer tiempo de una presentación allá por 2015, Becerra y los editores de Hoja de Lata. La conversación les llevó de la obra de Upton Sinclair, en la que los tres trabajaban, hasta "la necesidad de rescatar a los autores que viven en los márgenes del canon". Becerra les habló de una magnífica novela que acababa de leer, una rareza entre la ficción y el periodismo que miraba a las invisibles obreras de los años treinta. Daniel Álvarez y Laura Sandoval le hicieron caso y la leyeron. "Alucinamos hasta tal punto que alteramos totalmente la programación del semestre", cuenta él. La cadena se puso en marcha. Llamaron a Becerra de inmediato, que a su vez llamó a Plaza, que a su vez llamó a Puyol. "Fueron todo facilidades, ilusión por hablar de la obra de la abuela", recuerda el editor. Lo que no imaginaban era la respuesta del público. 4.000 ejemplares vendidos, un éxito absoluto para la editorial, para el mundo de los libros independientes e incluso para el mundo editorial en general, cuya tirada media es de 2.800.
  
"Tea Rooms habla de temas que desgraciadamente son hoy parte de nuestro día a día. Cuando la leemos, estamos haciendo un ejercicio de recuperación de nuestra memoria histórica literaria, pero esta lectura del pasado nos conecta de inmediato con nuestro presente", analiza Becerra. En su opinión, esta es una evidencia de que las novelas sociales, tan denostadas por cierta parte de la crítica, no han perdido "ni la razón de ser ni el interés". Una demostración de ello es la apuesta de Hoja de Lata por recuperar trece de sus mejores relatos, dos de ellos inéditos y encontrados en la cartera que la escritora llevó con ella al exilio como su posesión más preciada. "El gran riesgo que corre Luisa es que sea autora de una sola obra", reflexiona Álvarez. Por eso hay sido especialmente exigentes con la calidad de los cuentos, que no podían "decepcionar a los lectores de Tea Rooms". Después de la experiencia, hay una pregunta que sobrevuela sus cabezas: "¿Cuántas Luisas Carnés habrá por ahí, acosadas por el olvido?". 

Juan Ramón Puyol lleva un año dedicado por completo a la abuela. Presentaciones, entrevistas, ferias del libro. Se ha sumergido aún más en la obra de Carnés, esa presencia fantasmal de la primera infancia. Ha recorrido las calles que ella pisaba haciendo cuentas: ¿dónde vivió Luisa? ¿Cuál era la cafetería de la que habla en Tea Rooms? Hace poco, recopilando datos para instalar la placa dedicada a la escritora, se plantó ante el número de la calle Lope de Vega en el que parece que vivió. "Según íbamos subiendo la escalera, ascendiendo en la buhardilla, te das cuenta de que estás metido en un cuento", recuerda. Se refiere a "En casa", un relato de 1950 editado en Trece Cuentos en el que la autora describe el regreso de un preso a su hogar. De alguna manera, Puyol estaba también volviendo a casa. La presencia física de la abuela, sin embargo, y por mucho que se acerque a su escritura, se desvanece. "Confías demasiado en la literatura", le dijo la escritora Laura Freixas. Los Puyol Carnés no podrán recuperar nunca del todo a la abuela perdida. Los lectores —la lectora que pasaba con avidez las hojas de Tea Rooms en el metro— sí lo han hecho. 

ABC- Luisa Carnés, la escritora que no salía en la fotografía de la Generación del 27

Inés Martín Rodrigo

Si les pido que enumeren a algunos de los integrantes de la Generación del 27, es probable que se les vengan a la cabeza ciertos nombres, la mayoría masculinos: Pedro Salinas, Vicente Aleixandre, Jorge Guillén, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Luis Cernuda… Si acaso, y gracias a la labor de la cineasta Tània Balló, recordarán, además, a las integrantes del conocido como grupo de «Las sinsombrero»: María Teresa León, Rosa Chacel, María Zambrano, Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, Josefina de la Torre… Pero si les menciono a Luisa Carnés, ¿les suena? Seguramente no. Y, sin embargo, se trata de una de las grandes autoras de aquella corriente que marcó, para siempre, la historia más reciente de la literatura española.

Afortunadamente, su olvido está siendo reparado, en parte, por Hoja de Lata, una pequeña editorial independiente con sede en Gijón. Fundada hace ahora cuatro años por Daniel Álvarez Prendes, un librero que decidió capitalizar así el paro cuando se quedó sin trabajo, Hoja de Lata publicó el año pasado «Tea Rooms. Mujeres obreras», una de las grandes novelas de Carnés, y acaba de editar «Trece cuentos» (1931-1936), una aproximación a la narrativa breve de la autora que incluye cuatro relatos hasta ahora inéditos. Esta última obra cobra aún mayor valor si tenemos en cuenta que los cuentos fue lo único que la escritora llevaba consigo cuando tuvo que partir al exilio con lo puesto.
«El volumen que ahora publicamos tiene el valor literario de pertenecer a la misma pluma que “Tea Rooms”, pero también el valor humano de representar lo que la propia autora quiso salvar de la debacle: relatos mecanografiados y corregidos por ella misma», asegura Álvarez Prendes. Cuando Luisa Carnés cruzó la frontera francesa por La Junquera, en 1939, sólo se llevó una cartera de piel -reproducida en estas páginas- que contenía los originales de su narrativa breve y que su familia encontró intacta, cuarenta años después.


Cubierta de «Tea Rooms»
Cubierta de «Tea Rooms»
Cubierta de «Trece cuentos»
Cubierta de «Trece cuentos»
Pero, ¿cómo llegaron los editores de Hoja de Lata a esta «mujer fuerte y libre, preocupada por poner su obra al servicio de su mundo»? Lo hicieron a través de David Becerra Mayor, profesor de Literatura en la Universidad de Lieja (Bélgica) y autor de «La Guerra Civil como moda literaria», publicado hace un par de años por Clave Intelectual. «Coincidimos con él en una presentación en Barcelona y nos dijo que estaba entusiasmado con “Tea Rooms”», recuerda Álvarez Prendes. Poco después, se hicieron con la edición facsímil de la obra, limitada y numerada, que la Asociación de Libreros de Lance publicó en 2014 gracias, sobre todo, al empeño del profesor Antonio Plaza, uno de los que más ha hecho por recuperar la figura y la obra de Luisa Carnés.

Una recuperación emocionante

«Alucinamos con lo que contaba y cómo lo contaba y quisimos que estuviera presente, el año pasado, en la Feria del Libro de Madrid», recuerda el editor. El propio Plaza les puso en contacto con la familia de Carnés, cuyo único hijo aún vive, y la edición de «Tea Rooms» de Hoja de Plata estuvo lista en mayo de 2016. «Tenemos una relación muy chula, cibernética epistolar, con su hijo. El proyecto de recuperación está siendo muy emocionante, tanto para la familia como para los editores, los lectores y los estudiosos», asegura Álvarez Prendes.

Aunque Luisa Carnés escribió «Tea Rooms» en 1932 y la publicó en 1934, el editor de Hoja de Lata destaca la «preocupante vigencia que tienen sus planteamientos». Se trata de una novela, de marcado carácter social, en la que su autora se sirvió de sus experiencias como camarera en un salón de té en el Madrid de la época. «Muchas de las personas que nos hacen llegar comentarios son chicas jóvenes, “sinsombreros” del siglo XXI», confiesa Álvarez Prendes. Es el caso de la escritora María Folguera, que hace apenas unos días explicaba a ABC cómo le impresionó la lectura de «Tea Rooms», a la que emparentaba, directamente, con «La colmena».

Origen humilde

Y es que Carnés sabía de lo que hablaba, y por ello lo escribía. Nacida en 1905 en el seno de una familia humilde y obrera en el madrileño barrio de Las Letras, a los once años empezó a trabajar en un taller de sombrerería. Una «Sinsombrero» que comenzó a ganarse el pan, tan escaso en aquellos días, en una tienda de sombreros… Paradojas de una vida que, pese a los apuros económicos, Carnés dedicó en cuerpo, pero sobre todo en alma, a la escritura. «A los once años aprendí un oficio. Entonces, quizás, surgieron en mí las inquietudes, que aún no me han abandonado, las preguntas a las que todavía no he hallado contestación. ¿Por qué las mujeres se odian entre sí tan terriblemente?», aseguraba, en una entrevista publicada en la revista «Crónica» en marzo de 1830. En esas mismas páginas confiesa que en 1923 cogió «la pluma por primera vez para hacer un cuento» y que, como no se podía «gastar un duro en un libro», se alimentaba «espiritualmente con los folletones publicados en los periódicos y con las novelas baratas» y así fue ascendiendo «hasta Cervantes, Dostoievski, Tolstói...».

En 1928, Luisa Carnés publicó su primera novela, «Peregrinos del calvario», a la que siguió «Natacha» (1930), ambientada en un taller textil en el que trabajó durante un tiempo. El año de la aparición de esta última obra coincide con su entrada, como taquimecanógrafa, en la editorial Compañía Iberoamericana de Publicaciones (CIAP), donde conoció al dibujante Ramón Puyol, que poco después se convertiría en su marido. Al estallar la Guerra Civil, Carnés se centró en su labor como periodista militante hasta que, acabada la contienda y con la derrota del bando republicano, se exilió en México (se salvó de terminar en un campo de refugiados en Francia gracias a una petición del Gobierno de Lázaro Cárdenas), donde siguió escribiendo hasta su muerte, en 1964, víctima de un accidente de tráfico.

Inclusión en el canon

Pese a que la semana pasada, un gran sello se puso en contacto con Hoja de Lata para incluir a Luisa Carnés en un libro sobre literatura española escrita por mujeres, el objetivo de los editores es «que pase a formar parte del canon, como autora fundamental de la novela social de la preguerra». Si bien Álvarez Prendes considera que su olvido se debe al «hecho de que era mujer y una de las perdedoras de la guerra», la escritora Marta Sanz añade otras razones, como «una militancia comunista que durante mucho tiempo se ha considerado torticeramente incompatible con la posibilidad de tener un estilo o una “calidad” literaria, y el hecho de escribir ciertos textos muy arriesgados, genéricamente inclasificables, híbridos, como es el caso de la novela-reportaje “Tea Rooms”, cuajada, por otro lado, de fragmentos líricos.

Elena Medel: «Su voz es la voz firme de una trabajadora, de una mujer de familia muy humilde y clase baja, obrera, que habla en primera persona»
En este sentido, la poeta y editora Elena Medel, que con el proyecto «Cien de cien» está recuperando a las autoras silenciadas de nuestra historia, considera que «en la mirada de Luisa Carnés» hay «una diferencia» que a ella le interesa «mucho»: su clase social. «La voz de Carnés es la voz firme de una trabajadora, de una mujer de familia muy humilde y clase baja, obrera, que habla en primera persona sobre su experiencia. El núcleo “oficial”, en todos los sentidos, de la Generación del 27 lo integran autores de clase social acomodada, que han disfrutado del acceso tanto a la universidad como a la cultura. En el caso de Carnés o de Lucía Sánchez Saornil, por ejemplo, deben compaginar sus estudios, si lo consiguen, con el trabajo para mantener a su familia, y no acuden a ciertas reuniones de los intelectuales de la época por una razón muy sencilla: están trabajando. No aparecen en la fotografía, de manera literal. Su origen y su condición las expulsa».


En cualquier caso, Medel considera que «este redescubrimiento de Carnés, y de otras compañeras de Generación, nos está permitiendo ubicarlas en un canon que las había marginado», aunque reconoce que «sería interesante» valorar su figura en la historia de la literatura española «dentro de cinco o diez años». De momento, el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto instalar una placa en el número 35 de la calle Fernández de la Hoz, en el barrio de Chamberí, en honor de Luisa Carnés.











Fuente: http://www.abc.es/cultura/libros/abci-luisa-carnes-escritora-no-salia-fotografia-generacion-27-201706110104_noticia.html

jueves, 25 de mayo de 2017

Esfera pública discursiva 4

Tras leer y analizar el capítulo “El lugar de la crítica” del libro La cena de los notables de Constantino Bértolo,  el artículo “La técnica de un crítico en trece tesis” de Walter Benjamin y dos columnas de Ignacio Echevarría publicadas en El Cultural  (“Muerte de un crítico” y “Críticas
negativas”), debatimos en clase acerca de la función de la crítica literaria en la actualidad, nos interrogamos acerca de su pérdida de autoridad o credibilidad, y sobre sus estrechas relaciones con el mercado literario. Presentado por Pauline Blachère, participaron: Alexis Castagna, Philippine Sauvage, Chloé Dupont, Burçin Koç et Pauline Lebon.








Amenizaron el debate las siguientes canciones: “En cueros” de Buena Fe, “Humito de copal” de Lila Downs y “Ya quisiera yo” de Ismael Serrano.


Escúchalo en 48FM: https://www.mixcloud.com/48FM/esfera-p%C3%BAblica-discursiva-la-critique-litt%C3%A9raire/